Siempre no voy a vivir, obviamente.

Mi época de mayor creación pictórica fue desde 1996 hasta más del 2006. De todas las obras, unas fueron vendidas, otras regaladas a amigos y familiares; tan sólo me queda un montón de cuadros en mi cochera, que espero no se deterioren demasiado.

Para cuando yo ya no esté en este mundo (ojalá antes) me gustaría que toda esa obra se pudiera conservar debidamente.

Muchos son cuadros de gran calidad a nivel de figuración expresionista. No es un estilo muy apreciado por la mayoría de galeristas y algunos coleccionistas de arte, menos aún por los iniciados. Pero yo sé que cuando yo ya no esté en este mundo, toda esa obra se va a cotizar más aún.

Ya he vendido obra desde hace tiempo por valor de 1000 EUR. Con ese dinero he llegado a pagar parte del valor de la impresión de mi libro «Resoplidos sin aire y sin sonido», que está muy ligado a esta obra.

En este video quiero hacer un breve repaso por mi vida y dar un mensaje a mis amigos y familiares.

Con todo el amor del mundo:

Juan.