Nota a amigos y familiares

Que sepas, y ya de paso que lo sepáis todos, que tengo un timbre para llamar a la puerta.

Si no abro o no respondo, es porque no he oído el timbre, pues puede que esté dormido o con la música alta. También se puede dar el caso que no abra ni responda porque no estoy dentro.

Por favor, no hagáis ruido ni empecéis a gritar y a aporrear la puerta.

Agradecería que no se utilicen las copias de las llaves de mi casa para entrar sin mi permiso.

Juan Montoya López

Uncategorized

Comments are closed.